Sin stock

Leche de Coco Orgánico

$2.410

Agotado

Descripción

400 ml

La crema y la leche de coco se hacen de una manera sorprendentemente parecida a sus contrapartes lácteos.

La carne del coco se ralla y se remoja en agua caliente. La crema sube y se puede «desnatar». El líquido sobrante se exprime con una muselina para extraer el líquido blanco que es la leche de coco.

Al repetir el proceso, la leche se va diluyendo. La versión más espesa se usa para postres y salsas. La más aguada para sopas y estofados.
Ventajas nutricionales
Los cocos son altamente nutritivos y ricos en fibra, vitaminas C, E, B1, B3, B5 y B6.

Además contienen minerales como el hierro, selenio, sodio, calcio, magnesio y fósforo.

A diferencia de la leche de vaca, la leche de coco no tiene lactosa, así que quienes sufren de intolerancia pueden usarla como sustituto.

Es también una opción popular con los veganos, y sirve de base para batidos o como alternativa al hornear panes y pasteles.

Los cocos son uno de esos alimentos que oscilan entre «buenos» y «malos». La leche de coco, sobre todo la que es baja en grasa, puede usarse con moderación, es decir, una o dos veces a la semana.

Pero, por ejemplo, la Fundación del Corazón británica recomienda evitar cocinar con aceite de coco.

100 gramos de leche de coco contienen…

154 calorías
1,4 gramos de proteína
15 gramos de grasa (13,2g saturadas)
3,4 gramos de carbohidrato
Los cocos contienen cantidades significativas de grasa, pero son en su mayoría ácidos grasos saturados de cadena media (AGSCM). Uno en particular, el ácido láurico, se convierte en un compuesto muy beneficioso que se llama monolaurina, un antiviral y antibacterial que destruye una amplia gama de organismos que causan enfermedades.

Es por eso que ahora se piensa que el consumo de la leche de coco puede proteger al cuerpo de infecciones y virus.

Los AGSCMs se metabolizan rápidamente como energía en el hígado. Se cree que, a diferencia de otras grasas saturadas, el cuerpo los usa más pronto, de manera que es menos probable que se almacenen (o sea, que engorden).

Eso no las exime de contribuir al riesgo de contraer enfermedades cardíacas… siguen siendo grasas, así que la palabra clave a la hora de consumir, una vez más, es: moderación.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Leche de Coco Orgánico”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



Productos exclusivos

Categoría especial de productos
0

Tu carrito