La Acidosis, Madre de todas las enfermedades. Sepa combatirla!!!

La Acidosis, madre de todas las enfermedades. Cómo combatirla?

 

 

 

El desequilibrio del Balance del pH    de nuestro organismo hacia la acidez es el origen y la madre de todas las enfermedades que padece el ser humano en esta época, por consiguiente en la corrección de ese pH      orgánico está la solución a la mayoría de los sufrimientos orgánicos.

El pH      es una medida de la acidez o alcalinidad de una solución, La sigla significa “potencial de hidrógeno”.

Esta medida posee una escala propia que indica con exactitud un valor y va del número 0 al 14, siendo de esta manera el 7 el número del medio.

Se interpreta esta escala de la siguiente manera: si el pH      es de 0 a 6, la solución es considerada ácida y si el pH      es de 8 a 14, la solución se considera alcalina. Si la solución tiene un pH      de 7, es considerada neutra.

 

 

Hay distintas formas de medir el pH      de una sustancia, pero la más sencilla y corriente es sumergir un papel indicador o tornasol en la solución durante varios segundos y éste cambiará de color según si es ácida (color rosa) o alcalina (color azul).

Nuestra dieta en promedio tiene un pH      de menos de 7 (ácido).

Por ejemplo, imaginemos el siguiente plato: un bistec o una pechuga de pollo, acompañado de arroz, crema, frijoles, pasta, una coca-cola, es una dieta con pH      de aproximadamente 3.5 a 4;  bastante acido.

 

Todos nuestros órganos, por donde pasa esa comida antes de llegar al intestino; desde la boca, esófago, estómago y páncreas se encargan de alcalinizar los fluidos y alimentos, para que no lleguen ácidos al intestino delgado.

Al comer algo como el plato que mencionamos anteriormente ponemos a trabajar intensamente a nuestros órganos para neutralizar esa acidez, pues su misión es proteger a toda costa el intestino delgado, para que allí no llegue esa carga ácida.

Por ejemplo, tanto el estómago como el páncreas producirán cantidades masivas de bicarbonato de sodio para conseguir  la alcalinización de esta comida tan pesada y ácida.

Desafortunadamente el producto de desperdicio del estómago tras producir tanto bicarbonato de sodio será ácido clorhídrico. Al haber un exceso de este ácido en nuestro estómago las consecuencias serán agrieras, reflujo y acidez.

Cuando sentimos estos malestares, en lugar de escuchar el llamado de alerta de nuestro cuerpo, hacemos lo que hemos aprendido: tomar algún medicamento para neutralizar la acidez (como sal de fruta o cualquier otra  pastilla para la acidez). Vale la pena resaltar que, no es casualidad que este tipo de medicamentos son los que encabezan la lista de los mas vendidos en todas las farmacias. Y si tenemos la curiosidad  de leer de qué están hechos  la mayoría de estas pastillas o polvos “milagrosos”, veremos que es de Bicarbonato de Sodio y/o sales minerales.

Pero esa, desafortunadamente, no es la solución. No podemos estar jugando con el cuerpo al darle ácido en la alimentación y luego alcalinidad en medicamentos.

Para que el cuerpo pueda descansar debemos darle alimentos  con un pH   arriba de 7 y saturarlo con agua alcalina, ya que cuando el agua tiene este PH  realmente hidrata todos los tejidos y células, además de que contiene una alta carga energética por su concentración de electrones.

No es de los gérmenes que debemos preocuparnos, sino de cuidar  nuestro terreno interno. El exceso de ácido es una condición que debilita todos los sistemas de nuestro organismo y fuerza al cuerpo a consumir los minerales de los órganos vitales para neutralizar el ácido y removerlo de manera segura del cuerpo y poder preservar el nivel de PH      de la sangre, que siempre se debe mantener ligeramente alcalino de 7.6

Los incontables nombres de las enfermedades  en realidad no importan. Lo que si importa es que todas ellas provienen de la misma raíz: demasiado desperdicio ácido en el cuerpo, que termina siendo como la madre de todas las enfermedades.

De hecho de todos los factores que generan acidez, el estrés es el más grande.

Cuando hay demasiado ácido, el organismo en su infinita sabiduría, produce más recolectores de basura (glóbulos blancos).

Los glóbulos blancos  son los que se encargan de limpiar todo el terreno donde se encuentran los glóbulos rojos, realmente es impresionante verlos aspirando bacterias, levaduras, proteínas no digeridas, ácidos, toxinas, etc.

Una vez que un glóbulo blanco se llena de basura, deposita todo lo que recogió en el líquido linfático para que todo ese desperdicio sea eliminado por medio del sudor y por las heces fecales, por esto es importantísimo cuidar las microvellocidades del intestino, ya que si las dañamos con una dieta ácida, una de las cosas que sucede es que las microvellocidades se inflaman y entonces se tapa una vía importantísima de eliminación, dando inicio a un ciclo de desbalance que más adelante producirá un caos en nuestra salud..

 

LOS GLOBULOS BLANCOS: COMO EL CAMION DE LA BASURA 

 

Los glóbulos blancos lejos de ser un soldado que va cargando su metralleta, son como barrenderos o aspiradoras, son los encargados de la limpieza del terreno donde viven tus glóbulos rojos.

Ellos se acercan a las proteínas no digeridas, bacterias, levadura, ácidos, etc., y simplemente absorben toda esa basura que se encuentra en el  torrente sanguíneo. Por lo tanto cuando vemos casos en donde hay demasiados glóbulos blancos no quiere decir que nuestro sistema inmune se decidió por atacarnos a nosotros mismos, y en vez de defendernos, ahora nos ataca.

Cuál es la realidad en el caso de aquellas personas que tienen un incremento en la cantidad de glóbulos blancos?…

 

Pensemos  un poco. ¿Qué pasaría si de pronto hubiera un incremento considerable de basura en la ciudad donde vivo? Imaginémonos que la cantidad de camiones recolectores de basura y de barrenderos se planeó y pensó para una producción normal de basura,

Si de pronto hay un incremento considerable en la basura, los camiones y barrenderos que normalmente hay para ese trabajo no darán abasto.

Por lo tanto la solución sólo tiene dos caminos:

Uno es dejar de producir tanta basura para que todo vuelva a la normalidad.  Pero que pasa si eso no es posible, y lejos de reducirse incluso se incrementa todavía más?

Pues lo único que podrá hacer la administración pública de la ciudad será aumentar la cantidad de camiones recolectores así como del personal de limpieza.

 

Pues lo mismo pasa dentro de nuestro cuerpo cuando ponemos constantemente demasiado ácido. El organismo en su infinita sabiduría va a producir más recolectores de basura (glóbulos blancos). Por lo tanto la solución en el caso de que tengamos un aumento en la cantidad de glóbulos blancos, es dejar de producir mediante la dieta y las emociones tanta basura (ácido) en el organismo.

 

Una de las formas mas sencilla y efectiva de saber el pH  de nuestros fluidos internos es mediante la orina.

La orina es un indicativo perfecto para conocer nuestro estado de salud en general, ya que refleja el pH      de nuestros fluidos internos.

Estamos hablando de nuestros fluidos internos más no de nuestra sangre. Recordemos que nuestra sangre siempre mantendrá  el mismo pH      ligeramente alcalino de 7.635 gracias a que el cuerpo luchará siempre por conservar ese nivel sacrificando las reservas de minerales depositados en los diferentes órganos. Por ejemplo, el magnesio del sistema nervioso, el calcio de los huesos. Etc

De  moverse un punto hacia abajo o hacia arriba el pH      de la sangre  estaríamos muertos, por eso nuestro cuerpo hará todo lo posible por mantener ese delicado balance de la sangre, sin importar que otros sistemas se vean comprometidos, nuestro cuerpo siempre sacrificará cualquier otra cosa con tal de mantener ese PH      en la sangre, por eso es importante conocer cuál es el PH      ideal de nuestros fluidos internos.

El PH      ideal de la orina es alrededor de 7.2, (lo mismo la saliva) .Nunca debe de bajar de 6.8, en cuyo caso eso sería el reflejo de la dieta que estamos empleando y de que es un indicador de que nuestros tejidos internos también tienen un pH      debajo de 6.8, lo cual es una condición de acidosis latente en los tejidos.

 

-Balance de ácido y alcalino.

 

El exceso de ácido es una condición que debilita todos los sistemas de nuestro cuerpo.

El exceso de acidez fuerza al cuerpo a pedir minerales –incluyendo sodio, calcio, potasio y magnesio- de los órganos vitales para neutralizar el ácido y removerlo de manera segura del cuerpo.

Como resultado de esto, el cuerpo puede sufrir una severa y prolongada «corrosión» debido a una alta acidez – condición que puede estar no detectada por años. Afecta virtualmente a toda persona en nuestra sociedad, debido a la forma en cómo vivimos, la forma en que comemos, la forma en que pensamos y el ambiente en el que vivimos.

El resultado es un ambiente interno descompuesto  en donde la enfermedad puede manifestarse fácilmente, a diferencia de lo que sería un ambiente con un pH      balanceado, el cual permite las funciones normales necesarias para que el cuerpo pueda resistir las enfermedades.

Es verdad que si tenemos un cuerpo sano, podremos mantener las suficientes reservas alcalinas para abastecer cuando hay demandas de emergencia. Por lo tanto, cuando hay ácido en exceso que debe neutralizarse constantemente, nuestras reservas alcalinas se vacían, dejando al cuerpo en un estado débil, y expuesto a enfermarse.

Desafortunadamente, existen aun muchos practicantes que creen que el cuerpo puede por si sólo de alguna manera milagrosa y «natural» balancear su pH      como si la persona estuviese viviendo en la naturaleza y comiendo alimento crudo y orgánico, hierbas y pastos.

La verdad va mucho más allá de este ideal. La verdad, según las investigaciones adelantadas para el balance ácido/alcalino, es que  nos hemos transformado y hemos llegado a  un extremo de la evolución.

Nosotros simplemente ya no manejamos el desperdicio ácido de la manera como lo hacíamos.

Las investigaciones han demostrado que el volumen bruto de desperdicio ácido que nuestro cuerpo tiene que soportar lo ha forzado a tomar una acción drástica al estilo de una «guerra» para preservar sus reservas estratégicas: el hígado y riñones nuestros órganos esenciales para la desintoxicación.

En un  estudio de casi 1,000 causas de envejecimiento, se encontró que hoy en día estamos acumulando ácido en depósitos grasos, en vez de eliminar ese ácido a través de los riñones y el hígado.

En su infinita sabiduría, el cuerpo ha elegido salvar a los riñones y el hígado de una degradación por el exceso de ácido. Por supuesto a consecuencia del  resultado de esa acción hay que pagar  un costo. Y se conoce como obesidad, disminución de inmunidad, falta de energía y todas las enfermedades relacionadas al ácido a las que estamos expuestos, incluyendo el cáncer, diabetes, osteoartritis y muchas, muchas más.

 

La única diferencia entre la comida «buena» y la comida «mala», es que la comida «buena» tiene (o produce) menos desperdicio ácido y por ende un mejor resultado de neutralización de ácido.

El balance del PH      depende de lo que sobra después del metabolismo.

Cuando nos alimentamos con comida “buena”  nuestro metabolismo puede operar como se supone debería, en vez de actuar como un constante conserje en un almacén que continuamente se está ensuciando y acumulando con toxinas y ácido.

 

Sobrantes de desperdicio ácido

Muy pocos, si no es que ninguno de nosotros, tenemos la capacidad física de limpiar completamente a nuestros cuerpos de todos los ácidos que creamos con la comida, el estrés y nuestro propio metabolismo. Estos desperdicios ácidos se mueven alrededor del cuerpo por medio de la sangre y el sistema linfático hasta que nuestros riñones sobrecargados deciden tirar todo ese desperdicio hacia afuera o dentro de nosotros, mientras que el cuerpo lucha por contra-atacar las comidas que producen ácido, contaminación que produce ácido y estrés que produce ácido

.

De hecho de todos los factores que producen ácido, el estrés es el más grande. Podemos acidificar una dieta alcalina con una oleada de la hormona ácida, adrenalina.

 

La acidez a largo plazo es como el óxido o el  moho que corroe nuestro tejido, comiendo dentro de nuestros 96,000 kilómetros de venas y arterias. Si se dejan sin revisar, eventualmente interrumpirá todas las actividades celulares y funciones, desde el latir del corazón hasta la forma en que pensamos.

 

Como ya hemos mencionado, los ácidos se almacenan en la grasa. El colesterol y el ácido úrico cristalizado, son ácidos solidificados que han sido tirados (desechados) dentro de nuestro cuerpo para una eliminación «futura», un «futuro» que nunca llega.

 

 

Los Efectos del Ácido

 

El ácido coagula la sangre. Por lo que la sangre tiene grandes problemas para circular alrededor de los ácidos grasos. Los capilares se tapan y mueren. La piel, al dejar de recibir la sangre sana «dadora de vida», pierde elasticidad y comienza a arrugarse. Aún con una cirugía de levantamiento de la piel en el rostro o una liposucción, el ácido se queda y continúa su avance constante. Sin un plan de balance ácido/alcalino, cada parte de nuestro cuerpo trabaja aún más fuerte para mantener la salud, debido a que cada sistema, cada órgano, los pulmones, aún la piel, juegan un papel muy importante en la manutención de un PH      correcto en nuestra sangre.

 

La Guerra Interna

 

Dentro de nuestro cuerpo, los órganos y células están completamente a disposición de la sangre. Todos los órganos trabajan para mantener la sangre con un pH      balanceado, al punto de que el cuerpo está dispuesto a sufrir un gran daño en órganos si es que el ácido se sobrepone para impedir que ese PH      de la sangre se mantenga correcto. Si el pH      de la sangre baja de su nivel óptimo 7.365 hacia un pH      de 6.95, automáticamente caeríamos en coma y moriríamos.

«… nos hemos transformado a un extremo de la  evolución»

Es por eso que una simple lata de Coca Cola (“la chispa de la vida”!!), con un pH      de 2.5(..!!) activa señales de alarma en todo nuestro cuerpo y las reservas de alcalinos que debieran usarse en cualquier otro lugar, son sacrificadas por el llamado de la adrenalina que inunda todo nuestro sistema.

No es tan solo eso lo que causa un solo vaso de Coca Cola sino que se necesitan 32 vasos de agua con un pH      neutral para balancear o neutralizar un vaso de coca-cola.

La mayoría de nosotros tenemos ya una batalla en acción. En resumen, la sobre-acidificación interfiere con la vida misma, dando lugar en primer lugar a la perdida de minerales y  a prácticamente toda dolencia y enfermedad. Finalmente, nos hace envejecer y después nos mata.

Cuando morimos, el ácido celebra su victoria al convertir el cuerpo completamente en ácido, dando lugar a la descomposición o la putrefacción. Entre mas carga toxica y acidez tengamos al momento de morir mas rápida será la descomposición del cadáver.

Todos hemos oído hablar y algunos hemos conocidos de casos de personas que en vida llevaron una vida de tranquilidad emocional y buenos comportamientos  y que después de años de muertos sus cuerpos se han conservado incorruptos.

Con la acidosis se inicia la descomposición. Podemos entonces afirmar que le persona que mantiene un medio interno ácido , se está descomponiendo antes de morir, se esta descomponiendo en vida.

 

Demasiada acidez en el cuerpo es como tener muy poco aceite en el carro. De repente el carro nos deja tirado en una tarde de domingo, y ahí quedamos, atorados en la calle, con el motor pegado. El cuerpo hace exactamente la misma cosa. Comienza a rechinar durante el recorrido del camino de la vida, y empezaremos  a sentir cierto disgusto. He observado con gran preocupación como gente de toda clase social y estilos de vida sufren por estos excesos

 

-¿Porqué los occidentales están tan obesos?

 

¿Es sólo por la comida? Por supuesto, la comida que comemos, su cantidad y calidad tiene un gran efecto en cuanto a la medida de nuestra cintura.

Todo es debido a que el cuerpo ha hecho un hábito de la solución extrema que trata de darle al problema de qué hacer con el exceso de desperdicio tóxico ácido. Esa es la razón por la que almacena grasa.

Cuando nos enfrentamos con pocas opciones debido a un descuidado terreno interno ácido, entonces nos queda la opción de tirar el desecho tóxico en depósitos grasos tan lejos como sea posible de los órganos y el corazón, por ejemplo, la entrepierna y la barriga.

El cuerpo tiene que protegerse de los excesos de azúcar que consumimos, por lo que produce células grasas para encapsular los ácidos y protegernos de ellos. La «grasa está salvándonos la vida».

 

La pérdida de peso y la recuperación de energía suceden más fácilmente cuando tomamos los primeros pasos hacia un «re-balance» alcalino

 

 

-Alcalinidad y la  Sangre

La sangre siempre está ligeramente alcalina (o por lo menos así debería de estar).

Como el único transporte de nutrientes hacia cada parte de nuestro cuerpo, la sangre no puede darse el lujo de estar ácida. Necesita estar dentro de un rango de PH      que le permita resistir la decadencia o una putrefacción, así como resistir el nacimiento de microorganismos malévolos. Por lo tanto un PH      de 7.365 es el ambiente ideal en el cual los microorganismos se mantienen co-existiendo o en armonía simbiótica con el cuerpo.

 

Si permitimos a la  sangre cambiar ligeramente su pH      para cualquier lado, los resultados se sentirán en cada parte de nuestro cuerpo. Las micro-formas a las que da lugar un ambiente ácido comienzan a multiplicarse y a mutar, tomando forma agresiva, de agentes patógenos y de parásitos.

 

Los científicos que estudian la sangre viva utilizando un microscopio con condensador de fase de contrastes, pueden ver los cambios en la sangre en el momento en que suceden y correlacionarlos en segundos con el progreso de procesos de enfermedad.

 

Estos científicos atestiguan un patrón repetitivo el cual los ha llevado a declarar que la sobre-acidificación del cuerpo, causada por una forma inadecuada de comer, vivir y pensar, causa una transformación biológica de la materia en micro-formas que debilitan o reciclan el cuerpo, y de no ser corregida esta situación, definitivamente provocarán enfermedad.

 

 

 

-El Verdadero Poder del PH    

 

Si cualquier sustancia cambia de un pH      de 7 a uno de 8, se ha vuelto 10 veces más alcalina.

 

Mientras que por el otro lado, si cambia de un pH      neutral 7 a un pH      de 6, se ha vuelto 10 veces más ácido. Como ejemplo, una coca-cola, con un pH      de 2.5 es casi 50,000 veces más ácida que el agua neutra, y se necesitan 32 vasos de agua con pH       de 7 para contrarrestar el consumo de un vaso de cola. (Ingrediente activo: ácido fosfórico) ahora puedes entender que el cambio de un nivel de pH      de 7.365 a uno de 7, significa que la sangre de pronto estaría 4 veces más ácida de lo que debería estar. En tal caso moriríamos del envenenamiento de nuestra  propia sangre.

 

Es por esto que cada sistema de nuestro cuerpo es utilizado para mantener el pH      correcto de la sangre. A partir de esto, también podemos  entender que nuestra sangre puede ser afectada a cualquier hora en cualquier momento del día por un sin número de eventos, como lo es comida, bebidas, estrés, contaminación, ejercicio, o puede ser afectada benéficamente con meditación, al tomar agua alcalina, por respirar profundamente, hasta por estar feliz.

 

QUE HACER:

 

-Ante todo, suprimir radicalmente el consumo de todos los azúcares y dulces. El azúcar está tan comprometida en el proceso de toda enfermedad que conozco a un terapeuta amigo que tiene el siguiente aviso en su sala de consulta: “¡Viva el azúcar….gracias a ella abundan los enfermos!”.

 

-Consumir abundante agua alcalina a diario. Pero que sea alcalina objetivamente comprobado con el papel medidor o mejor aún, con medidor de PH digital    ..

 

– Alimentarse en una alta proporción a base de verduras, es decir, alimentos verdes. En su defecto, tomar mucha clorofila. Afortunadamente la clorofila es fácil conseguirla en cualquier tienda naturista.

 

– Bicarbonato oral al 5% 2 veces al dia..

-Por último, con biomagnetismo, podemos impactar un punto de la acupuntura llamado Neiguan (Puerta interior) o PC6  que tiene la capacidad de regular el balance iónico de la sangre, es decir, regular el PH     . Es tan efectivo que tiene efectos comprobados  contra el cáncer (descomposición).

 

Mas información sobre alcalinidad en

www.vivosoul.cl

contacto@vivosoul.cl

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0

Tu carrito